martes, 22 de junio de 2010

Después de tanto tiempo sin escribir me pides que vuelva a hacerlo de nuevo... que intente recordarte todo esto cuando no estés otra vez aquí. Y por eso lo hago. Una vez más por ti y no por mi.

El único inconveniente de todo esto es... ¿cuándo me dirás TODA la verdad? Te conozco. Sé cómo eres. Sé cómo mientes. Sé cómo actúas. Y realmente; lo haces mal. Muy mal. He podido leer mucho en tu mirada y he podido sentir mucho en tus caricias. Y sinceramente: no me creo nada.

Creo que debería enfadarme, debería echarme a llorar, tendría que haberte escrito esto el día en que lo supe y muchas más cosas que no he hecho. Pero hazme un favor. No me hagas esperar nunca más ni uno, ni dos, ni tres, ni cuatro meses... para oír una verdad que ya sé.

No tengas miedo. Se valiente. Arriésgate. Después seguirás con tu vida. Siendo igual, o tal vez, siendo un poquito más feliz, más humilde y más persona.

sábado, 15 de mayo de 2010

Que en estos momentos y aún más hoy, sábado 15 de mayo, el mono que tenía, o más bien, tengo de ti, se está empezando a convertir en necesidad.

Llega un momento en el que empiezas a perder la cabeza. En esos momentos sólo pienso: o viene o voy. Y no vienes. Y me es imposible ir. Entonces te llamo tumbada en mi cama y hablamos. De cosas absurdas pero hablamos y lo que más me consuela: escucho tu voz.

Y veo a tus amigos, a tu hermano... me preguntan por tu vida, me dicen a ver si sé cuándo vas a volver. Pero no, no lo sé. ¿Tú lo sabes? ¿Alguien lo sabe?

VUELVE.

martes, 20 de abril de 2010

No, no es que se apague, simplemente se estanca. Son más de 560Km. que día a día parece que se multiplican.
De verdad... ¿algún día va a llegar el momento de que vuelvas?

Parece mentira que "solo" hayan pasado un par de meses desde que te fuiste, Se me han hecho como si hubieran sido dos siglos. Y aún sigo recordando lo que hice ese último fin de semana a la perfección.

...Esperando el mes que viene con más impaciencia de la que crees. Y como dijiste; SOMOS Y SEREMOS.
Te quiero.

erre.

martes, 30 de marzo de 2010

No sabes todo lo que daría ahora por estar tan solo un segundo a tu lado. Un segundo en el que pudiera mirarte, sonreirte y sin palabras, pedirte un beso y darte a entender todo lo que te quiero y siento por ti.

De sobra sé que estás lejos y tienes que pasar allí unos meses pero, te lo pido por favor, vuelve pronto.

No sé que me pasa estos días, pero estoy segura de que con un simple abrazo tuyo y con un "todo va a ir bien" de tu boca, de verdad todo iría bien.

De momento, para mi, hoy ha sido, sin duda, el día que más alto y claro puedo decir que tengo mono de ti.

Una vez más te digo eso que solo sabes que tanto me cuesta decir, y más si es a ti a quien tengo que decirselo... Te quiero muchísimo y sabes que para lo que sea, aquí estoy.

SIEMPRE.

erre.

domingo, 7 de marzo de 2010

No me importa lo mucho que las lies vayas donde vayas ni el acento que se te haya quedado. Lo único que ahora me importa es saber cuándo vas a volver. Qué día o, simplemente, qué mes.

Muchas veces cuando hablo contigo, o cuando tus amigos hablan de ti, siento que esto es lo más raro que me ha pasado nunca, pero a la vez ese algo, es bueno. Es algo que cuando tengo que ser feliz me hace llevar una sonrisa de oreja a oreja. Sobre todo cuando estás aquí. Y es algo, que cuando te vas, me duele e incluso me hace llorar.

Ahora acabo de colgarte. Estabas con gente en tu casa. Hoy he estado con tus amigos. Y sí, me han recordado DEMASIADO a ti. Hoy tengo un día chof. Estoy sola en casa y si estuvieras aquí, estaría acompañada, quizás sea por eso. Aparte de tener un día chof, creo que también podría permitirme el lujo de decir que también tengo mono, por supuesto, mono de ti.

viernes, 5 de marzo de 2010

Casi hace una semana desde que te fuiste y parece que fue ayer mismo cuando te tenía aquí a mi lado.

Este finde va a ser raro, empezando porque hoy en vez de contigo, voy a salir con tu hermano. Sabes que independientemente de que sepa de sobra que estás bien, voy a seguir creyendo que aquí estarías mejor, pero también creo que es por tu bien, y que por una temporada que pases allí a lo largo de tu vida, tampoco pasa nada.

Sé que te gusta la fiesta, conocer gente, bailar... quedar con 48521 personas a la misma hora y en lugares diferentes... y cuando hablo contigo me da la sensación de que eso lo tienes más aquí que allí.

Sabes que te quiero, no? :)

erre.

martes, 2 de marzo de 2010

Recordando la noche del sábado junto a ti y claramente, echándote mucho de menos.

dosmesesymedio, dosmesesymedio, dosmesesymedio... no es más. Te quiero.

...Dame el tiempo que no te haga falta y prometo invertirlo en caricias en tu espalda (8).

domingo, 28 de febrero de 2010

Sé que estás inquieto por saber cómo me siento, cómo estoy. Te escribo un mensaje, tus amigos me preguntan por ti.

En cuanto tu autobús ha arrancado se me han saltado las lágrimas. Sé que siempre es lo mismo, siempre digo lo bien que ha estado este mesecito. Pero esque no ha estado bien, ha estado aún mejor que eso.

Me llama la atención cómo puedes ser tan fuerte y no derrumbarte cada vez que tienes que cambiarte de sitio. Posiblemente sea porque desde pequeño has cambiado de ciudades.

¿Me echarás de menos? Creo que ya te lo he dicho. Tengo miedo de que te olvides de mi, pero al mismo tiempo tengo miedo de que te canses de mi cuando yo haga para que me recuerdes. Como ahora.

Este finde... realmente ha estado genial. He pasado mucho tiempo contigo y eso me ha gustado. Me ha gustado mucho. Eso sí, al final tanto de ayer como de hoy, ha faltado alguna que otra sonrisa.

Estoy cansada, muy cansada. Creo que ahora mismo voy a irme a la cama, necesito dormir. No tengo fuerzas ni para seguir escribiendo, para seguir pensando o seguir sintiendo.

Lo único que puedo decirte es que sea lo lejos que estés, aquí estoy yo. SIEMPRE, para lo que quieras.

TE QUIERO MS.

erre.

martes, 23 de febrero de 2010

Gracias por haber atrasado tu viaje la semana pasada en el último momento.
Este domingo ya es el límite, ya te vas sí o sí.

Te quiero tanto... cuanto más atrasas tu ida juraría que te quiero más. Mi sonrisa sigue, pero creo que mi dolor se atrasa y se acumula, se multiplica...
Esta vez prometo que te vas a ir con un recuerdo genial de mi.

¿Recuerdas la primera vez que te fuiste dos meses?
Un amigo tuyo te dijo: ella no te quiere, es la única de todas que en tu despedida no ha llorado.
Sabes que eso no fue así. Sabes que no lloré porque puse toda mi confianza en ti y en lo que me prometiste. Me prometiste que volverías, y así hiciste. Aquella tarde que me llamaste y me dijiste que volvías... mientras hablaba contigo temblaba... temblaba como nunca me había pasado antes.

Cariño, TE QUIERO. Lo sabes de sobra y nunca me cansaré de repetirtelo en el momento ideal, en el momento en el más necesites oírlo o en el que más necesite decirlo, como ahora. Nunca antes me había pasado esto con nadie.

Mi miedo es cuál será tu miedo. Me preocupa, me intriga...

Me vuelves loca, sobre todo cuando no estás y haces que tenga ese mono de ti, de ti y de nada ni nadie más.

Déjame repetirlo una sola vez más por hoy... Te quiero (L).

sábado, 20 de febrero de 2010

Tengo miedo. Tengo mucho miedo. Siento esto porque no sé que es lo que sentiré mañana cuando te vayas. Cuando te vayas para no volver. El último beso, la última caricia, la última mirada... la primera lágrima...

Quizás por lo que realmente tengo miedo, es porque sé lo que yo haré. Se cómo me sentiré sin tenerte cerca después de este tiempo. Lo que no sé es cómo te sentirás TÚ. Me cojes me dices que voy guapa... me sueltas, y me susurras al oído que me quieres. Eso... ¿Eso cuánto tiempo va a seguir en tu mente?, ¿Tú me vas a olvidar?

¿...Recuerdas cuando aquella tarde íbamos paseando y delante nuestro había una pareja de abuelitos? ¿...Recuerdas lo que me dijiste? ¿Nosotros llegaremos a ésto juntos? Eso es lo que me dijiste. Te vas, lo sé. Pero si no vuelves y todo va bien... Quién va a ir voy a ser yo.

No puedo... no puedo estar aquí tanto sin ti.

No quiero tener lo que ya tuve durante dos meses. Lo sé, sé que mañana a la noche, el lunes, el martes... dentro de uno, dos, tres meses... medio año o incluso más de uno voy a seguir sintiendo que tengo mono, que TENGO MONO DE TI.

¿Cómo decirlo...? TE QUIERO.