martes, 26 de enero de 2010

Desde que has vuelo a la ciudad todo ha cambiado. Ya no es como antes. Para nada, en absoluto. Ahora es muchísimo mejor. Durante estos días me he acostumbrado a llevar las 24h. del día una sonrisa en la cara. Y todo eso, sin duda alguna, es gracias a ti.

Ahora me doy cuenta todo lo que te he echado de menos, todo el cariño que te he cogido y todo lo que te quiero. Creo que la despedida se me va a hacer dura, muy dura. No voy a prometer que iré a verte ni voy a dejar que me jures que vas a volver. Contigo no quiero en absoluto, promesas sin cumplir y para eso aveces es mejor no hacerlas.

Creo que todo esto que nos está pasando es muy grande. Y pienso disfrutarlo todo lo que pueda.

Podría decirte día a día que tengo mono de ti, pero lo de hoy, no va a ser comparable a lo de dentro de unos días. Te quiero, te quiero mucho.

erre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario