martes, 23 de febrero de 2010

Gracias por haber atrasado tu viaje la semana pasada en el último momento.
Este domingo ya es el límite, ya te vas sí o sí.

Te quiero tanto... cuanto más atrasas tu ida juraría que te quiero más. Mi sonrisa sigue, pero creo que mi dolor se atrasa y se acumula, se multiplica...
Esta vez prometo que te vas a ir con un recuerdo genial de mi.

¿Recuerdas la primera vez que te fuiste dos meses?
Un amigo tuyo te dijo: ella no te quiere, es la única de todas que en tu despedida no ha llorado.
Sabes que eso no fue así. Sabes que no lloré porque puse toda mi confianza en ti y en lo que me prometiste. Me prometiste que volverías, y así hiciste. Aquella tarde que me llamaste y me dijiste que volvías... mientras hablaba contigo temblaba... temblaba como nunca me había pasado antes.

Cariño, TE QUIERO. Lo sabes de sobra y nunca me cansaré de repetirtelo en el momento ideal, en el momento en el más necesites oírlo o en el que más necesite decirlo, como ahora. Nunca antes me había pasado esto con nadie.

Mi miedo es cuál será tu miedo. Me preocupa, me intriga...

Me vuelves loca, sobre todo cuando no estás y haces que tenga ese mono de ti, de ti y de nada ni nadie más.

Déjame repetirlo una sola vez más por hoy... Te quiero (L).

1 comentario:

  1. me encanta tu blog(LL
    tesigoo^^
    pasatee x el mio http://rosaandnana.blogspot.com/

    ResponderEliminar