domingo, 28 de febrero de 2010

Sé que estás inquieto por saber cómo me siento, cómo estoy. Te escribo un mensaje, tus amigos me preguntan por ti.

En cuanto tu autobús ha arrancado se me han saltado las lágrimas. Sé que siempre es lo mismo, siempre digo lo bien que ha estado este mesecito. Pero esque no ha estado bien, ha estado aún mejor que eso.

Me llama la atención cómo puedes ser tan fuerte y no derrumbarte cada vez que tienes que cambiarte de sitio. Posiblemente sea porque desde pequeño has cambiado de ciudades.

¿Me echarás de menos? Creo que ya te lo he dicho. Tengo miedo de que te olvides de mi, pero al mismo tiempo tengo miedo de que te canses de mi cuando yo haga para que me recuerdes. Como ahora.

Este finde... realmente ha estado genial. He pasado mucho tiempo contigo y eso me ha gustado. Me ha gustado mucho. Eso sí, al final tanto de ayer como de hoy, ha faltado alguna que otra sonrisa.

Estoy cansada, muy cansada. Creo que ahora mismo voy a irme a la cama, necesito dormir. No tengo fuerzas ni para seguir escribiendo, para seguir pensando o seguir sintiendo.

Lo único que puedo decirte es que sea lo lejos que estés, aquí estoy yo. SIEMPRE, para lo que quieras.

TE QUIERO MS.

erre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario